Retratos Analógicos

A finales del año 2015 Pep Mínguez, el Director del festival de fotografía analógica Revela-T, me propuso realizar una sesión de retratos durante la edición de festival que debería de celebrarse en Mayo de 2016, para ello se instalo una carpa dentro del mercadillo fotográfico al objeto de poder fotografiar a una gran parte de las personas que asistieron a dicho evento.
Una selección de estos retratos fueron expuestos al año siguiente 2017, en la Galería Valid Foto de Barcelona.
Los retratos que aquí se muestran forman parte de esta serie junto con otros realizados posteriormente en algunos de los viajes que he tenido la oportunidad de realizar a las últimas ediciones de Formentera Fotográfica y Paris Photo.

Las cámaras utilizadas para estas sesiones fueron una Hasselblad 500 CM de los años 70 y una Super Ikonta de los años 50 del pasado siglo.

Las copias expuestas se realizaron en Gelatina de Plata virada al Selenio sobre papel Ilford Multigrade FB Warmtone.

Retratos Digitales

En el transcurso de tiempo comprendido entre los años 2011 a 2015 me dediqué a realizar retratos en muchos de los eventos a los que solía asistir. Muchos de ellos solían realizarse en espacios reducidos con muy poca luminosidad, al no poder disponer de medios de iluminación alternativos las cámaras fotográficas que me vi obligado a utilizar en aquella época fueron digitales, algunas de ellas fueron la Canon 5D mark II y una pequeña Fuji, este tipo de cámaras me permitían utilizar unos ISO altos con unas velocidades mínimas de obturación que me permitían retratar con un mínimo de garantía.
Lo cierto es que nunca he tenido una predilección especial por ningún modelo de cámara, siempre he utilizado las que mejor podían adaptarse a mis necesidades y a mi limitado presupuesto.
Como solía decir Ansel Adams el elemento mas importante de una cámara se encuentra detrás de ella.

Kowasa

El 27/03/2015 se realizó la fiesta de clausura de Kowasa, la única librería especializada totalmente en fotografía de Barcelona. Entre los muchos actos que se celebraron ese día, Natasha Christia, Directora de la Galería, y Willy Rojas, Encargado de la Librería, contactaron conmigo para ofrecerme la posibilidad de ser el fotógrafo encargado de realizar la sesión de retratos de la jornada de clausura, para mí representó un gran honor y al mismo tiempo una gran responsabilidad por la cual les estaré eternamente agradecido.
Los retratos que se muestran en este apartado son algunos de los que se realizaron aquel mítico día. La sesión de retratos empezó a las 18:00 horas y terminó a las 01:30 h del día siguiente, Para finalizar quisiera agradecer a todas las personas que pasaron frente a mi cámara por su gran complicidad y su capacidad de espera en las largas colas que llegaron a formarse a lo largo de toda la sesión y muy especialmente a Celeste Arroquy, Marcelo Aurelio y Josep Castillo, entre otros, sin cuya gran ayuda el resultado final no hubiese sido el mismo.

Retratos Panorámicos

A lo largo de mi trayectoria como fotógrafo interesado en la temática del retrato he realizado algunos retratos panorámicos, para ello solía utilizar una cámara réflex u otra de medio formato, posteriormente en el transcurso de la edición reencuadraba la imagen para obtener el resultado deseado. Pero no hace mucho tuve la oportunidad de adquirir una Hasselblad XPan, panorámica (analógica) de segunda mano de los años 90, y desde entonces he ido ampliando mis series de retratos en este nuevo formato.
Retratar en este formato te obliga a educar de nuevo la mirada especialmente si te pones como norma ajustar la composición al encuadre determinado por la cámara y a tener la paciencia de esperar instante decisivo.

Ahora me encuentro en ese preciso e interesante momento en el que solo avanzo para regresar al origen.

Desnudos

Mi primer contacto con la temática del desnudo fue a mediados de la década de los 80, a través de un encargo que me hizo el Pintor Josep Marí que solía exponer en la antigua Galería Gaudí, situada en Rambla Cataluña esquina Consejo de Ciento de Barcelona, en concreto me llamó para que le realizase un retrato para la portada del catálogo de una de sus exposiciones y posteriormente decidió llamarme en varias ocasiones para retratar a las modelos que le servían de inspiración para la realización de sus obras.
Treinta años después a mediados de 2016 tras un comentario que me hizo una Galerista amiga para que recuperase este tipo de trabajo me propuse como reto personal realizar una nueva serie dedicada a fotografiar de nuevo desnudos sirviéndome de la experiencia que había adquirido los últimos años.
Los retratos de desnudos que aparecen en este apartado forman parte de la obra realizada a lo largo los años 2016 y 2017.

Esculturas Efímeras

A principios de 2018 me encontraba en uno de esos momentos en los que sin saber muy bien porque había dejado de realizar retratos y decidí reestructurar el estudio donde trabajo, así que empecé a tirar y remodelar lo que se encontraba a mi alrededor. En un momento dado recuerdo que me senté en mi viejo sillón y me dediqué a observar aquel montón de papeles y cajas de cartón que estaba a punto de tirar y vi algo que me llamó la atención,
Decidí acercarme, cogí algunos de estos objetos y empecé a jugar con ellos, los resultados me generaron un entusiasmo difícil de describir, desde esa fecha estoy trabajando en una nueva serie que he decidido llamar Esculturas Efímeras, compuesta por materiales reciclados de papel, cartón y madera, que luego fotografío con mi vieja Hasselblad y posteriormente revelo, positivo en gelatina de plata e intervengo con pigmentos naturales.
Las imágenes que se muestran en este apartado forman parte de esta serie sobre la que sigo experimentando con otros tipos de acabados consistentes en transferencias de emulsiones sobre papel Japón como si de polaroids se tratase.

Pintura y Collage

A principios del 2000, solía ir a todas las exposiciones que podía y leía todos los libros de arte que caían en mis manos, sentía un especial interés por el periodo cubista de Picasso, Braque y Juan Gris, entre otros, pero posteriormente mi interés se decantó hacia el Expresionismo Abstracto Americano a través de la obra artistas como Mark Rothko, Jackson Pollok o Arshile Gorky, pero muy especialmente me cautivó la obra de dos grandes artistas: Willem de Kooning y Robert Rauschenberg.
De Kooning fue el responsable de que me animase a coger los pinceles y empezase a manchar telas como las que aparecen en este apartado, mientras que Rauschenberg fue el que me trasladaría posteriormente al mundo mágico del collage en el que me dediqué a experimentar sin descanso entre los años 2005 al 2010.